Search
  • JANIE FLORES

EL RACISMO ES ANATEMA PARA DIOS


Aviso: Esta es una publicación para personas que profesan haber nacido de nuevo, ser creyentes de la Biblia y cristianos activos. Está escrito desde una perspectiva bíblica, que es el fundamento de cualquier creencia que profesamos o adherimos como cristianos. Si no está de acuerdo con algo que escribo, comparta los versículos de la Biblia y su contexto para apoyar su argumento.


Esta ha sido una semana horrible en los Estados Unidos de América. Más de 100,000 personas han muerto debido a COVID-19 y estamos nuevamente envueltos en la tragedia de un hombre afro-americano asesinado por un oficial de policía blanco.


Permíteme recordarte, Cristiano que eres nacido de nuevo, que lees la biblia, que diezmas, ayunas y oras; Cristiano de cualquier color, raza, nacionalidad, estatus social o económica y denominación, que CADA uno de nosotros, cada ser HUMANO, es creado a imagen y semejanza de Dios. Repite conmigo, Dios nos creó a su imagen. Si no crees esto, eres racista.

Tu has sido hecho asombrosa y maravillosamente; al igual, cada persona morena, negra, roja, amarilla, blanca o de cualquier otro color en el espectro de hermosos tonos de piel que Dios creó, todos a su imagen. Por favor, no digas que "no ves raza ni color" cuando fue Dios mismo quien deliberadamente nos hizo a todos tan maravillosamente diferentes. Debes alinear tu visión para ver el caleidoscopio de las razas a través de su maravilloso y glorioso propósito para la humanidad. Si no crees esto, eres racista.

Dios tiene un propósito y un plan para prosperarte, para darte esperanza y un futuro, y también tiene el mismo propósito y plan para cada persona morena, negra, roja, amarilla o blanca. Si no crees esto, eres racista.

Eres parte de un linaje escogido, real sacerdocio, nación santa, pueblo adquirido por Dios; y también cada persona morena, negra, roja, amarilla o blanca que ha recibido a Jesucristo como su salvador personal. Si no crees esto, eres racista.

Dios, a propósito, intencional y estratégicamente creó tu color, raza, nacionalidad y género para este lugar y tiempo, para que puedas servir a tu generación; y también creó a cada persona morena, negra, roja, amarilla o blanca por esa misma razón. Si no crees esto, eres racista.

La raza humana fue creada de un hombre. Compartimos el mismo padre, Adán, y la misma madre, Eva. Si no ves a tu vecino moreno, negro, rojo, amarillo o blanco como tu igual, entonces no estás alineado con la palabra de Dios. Cuando sientes, piensas o asumes que Dios te favorece sobre los demás y eres privilegiado, no estás alineado con la palabra de Dios. Dios ha aclarado repetidamente en su Palabra que no tiene favoritos, que no hace acepción de personas y que no hace distinciones basadas en lo social, económico, clase, nacionalidad o raza, como lo hacemos los humanos. Él mira el corazón. Si no crees esto, eres racista.

El mayor mandamiento que Jesús nos dio fue "ama a tu prójimo como a ti mismo". Esta es una acción que no nos viene naturalmente, es por eso que lo convirtió en una orden. No es una parte opcional de nuestro cristianismo; Es la esencia del cristianismo. Debemos ser intencionales en incorporar y hacer de este comando una parte integral de nuestro caminar cristiano. Eso significa que si la otra persona no se parece a ti, no habla como tu, no se viste como tu, no come la misma comida que tu, no vive en el mismo vecindario o va a la iglesia que tu, aún debes amarla. Y para amarlas debes buscarlas intencionalmente, tener comunión con ellas, comer con ellas, darles la bienvenida a tu hogar, visitar sus hogares y ver inequívocamente su humanidad como igual a la tuya. Ustedes son iguales ante los ojos de Dios. Si no haces esto, eres racista.

Cuando tu vecino es irrespetado, discriminado, herido o encarcelado por el color de su piel, su origen étnico o nacionalidad, debemos defenderlos y cuidar de ellos, así como el buen samaritano cuidó de un extraño herido. Si permaneces en silencio, incluso las piedras gritarán, y el incrédulo se levantará y hablará contra ti en el Día del Juicio. Si no haces esto, eres racista.

Cuando escuchas que grupos de personas son difamados y etiquetados como violadores, delincuentes u hombres malos debido al color de su piel, su origen étnico o su condición de inmigrantes, tu voz de indignación justa debe ser elevada independientemente de quién lo haya dicho; y si la persona que pronuncia tal calumnia pretende ser un creyente, entonces tu corrección y juicio deben ser tan rápidos como cuando Jesús condenó a los fariseos, "¡ay de ustedes, maestros de la ley y fariseos, hipócritas ...". Jesús no se mordió la lengua y tú tampoco puedes. Si no haces esto, eres racista.

Cuando veas el asesinato de una persona por parte de un oficial de policía debido al color de su piel, como nuestro hermano George Floyd de Minnesota, no debes permanecer en silencio. En este mismo momento su sangre está clamando desde la tierra por justicia. Debes amplificar su voz con la tuya. La Biblia nos llama explícitamente a buscar justicia y corregir la opresión. La palabra "justicia" se menciona más de 2,900 veces en la Biblia. ¡La "justicia" se menciona dos veces más que el "amor" o el "cielo"! Dios claramente prioriza la justicia y promete bendiciones cuando actuamos con justicia y hacemos lo que es correcto ante sus ojos. El teólogo Dietrich Bonhoeffer dijo: "El silencio frente al mal es el mal en sí mismo". Si no haces esto, eres racista.

El racismo es anatema para Dios. Aborrece el racismo porque creó a cada ser humano a su imagen perfecta. Te conviertes en una abominación a Dios cuando desprecias arrogantemente su creación y él nos ha informado que eso no quedará sin castigo. Si eres racista, ve ante su trono de gracia, arrepiéntete y pídele que transforme tu corazón. Cristiano, elige este día a quién servirás. Levántate y toma tu lugar en el amoroso plan de Dios para la redención de toda la humanidad y no solo de unos pocos privilegiados. Dios ya nos ha dado una vista previa de la gloriosa reunión que nos espera en su trono, donde seremos parte de las multitudes de cada nación, tribu, color e idioma. Espero verte allí.

A su nombre, gloria,

Janie Flores

Índice: lista de versículos bíblicos disponibles a pedido


0 views

©2020 Buena Vida Media LLC.  ALL RIGHTS RESERVED

  • Facebook Social Icon
  • Twitter Social Icon
  • Instagram Social Icon